El contralor general de la República Nelson Shack Yalta fue denunciado constitucionalmente por una serie de irregularidades y omisiones funcionales en perjuicio de la empresa estatal Petroperú, al no convocar oportunamente a concurso público para seleccionar a una empresa auditora, según el documentado presentado por la parlamentaria Margot Palacios Huamán.

Según el documento, la parlamentaria de Perú Libre acusa a Shack por infracción a la Constitución, falta grave a los deberes funcionales y delitos cometidos por funcionarios públicos. Alega que el contralor cometió infracción a los artículos 82 y 99, incumplimiento de la Ley 27785 y por conducta tipificada en los artículos 376 y 377 del Código Penal.

En la exposición de las razones, se indica que el 30 de noviembre del año 2021, con una demora de 3 meses, la Contraloría General de la República, convocó al concurso de sociedades de auditoría (SOA). De por sí la demora creó una situación de incertidumbre, a diferencia de lo que se hacía en años anteriores. En adición el concurso fue declarado desierto el 16 de diciembre, con lo que la demora se siguió extendiendo.

Es de notar que luego del retraso y de la declaratoria desierta del concurso, la Contraloría General no tomó interés en la convocatoria a un nuevo proceso. Se limitó a dar difusión a la declaratoria de concurso desierto, mientras a la par trató de improvisar acciones de control por su cuenta, con pedidos de información irregulares, creando una situación de sospecha contra PetroPerú que no corresponde a los esfuerzos que la empresa estatal viene haciendo para que la auditoría se practique en los plazos previstos como todos los años.

A decir de la congresista, “no se trata de que los estados financieros de PetroPerú sean fallidos, ni que Contraloría haya verificado anomalía alguna, sino de rumores, sospechas infundadas y adelantos de opinión que la CGR emite apresuradamente en sus comunicados afectando irresponsablemente la imagen corporativa de PetroPerú. Es perfectamente conocido que en materia de negocios que la reputación corporativa es el capital más valioso, por lo que cualquier afectación gratuita de la imagen institucional de la empresa ocasiona un daño moral y material que puede volverse inconmensurable e irreparable.

En respuesta, el contralor Shack consideró que la denuncia presentada es en represalia por las investigaciones de su institución al gobierno. Calificó la acusación como “absurda” y que “no tiene ni pies ni cabeza”.

PWC NO QUISO AMPLIAR AUDITORÍA

Consultado sobre el desistimiento de la consultora PwC (antes PricewaterhouseCoopers) de realizar una auditoría a la institución, el gerente general de PetroPerú Hugo Chávez respondió en una entrevista que Petroperú no contrata a su auditor, sino la Contraloría General de la República, a través de un concurso público, por un periodo de dos años. En el 2020, debido a la pandemia, no se realiza el concurso y la Contraloría coordina con Petroperú para que PwC audite una vez más a la empresa.

En el 2021 se tenía que tener un nuevo auditor, pero la Contraloría saca el concurso en noviembre y no en agosto o septiembre como se previó originalmente. “(La convocatoria resultó desierta porque para esa fecha la mayoría de las empresas auditoras tienen designado a su personal. En ese marco, pedimos que nuevamente PwC realice la auditoría una vez más. Contraloría lo autoriza en diciembre”, explica.

“Contraloría envía el contrato modelo a PwC y ésta le remite a Petroperú una nueva condición: Que Petroperú le dé acceso la información sobre el caso de la compra de biodiesel. Estuvimos de acuerdo y le dijimos que también podían revisar otras cosas que habíamos encontrado como la póliza de seguros que tiene defectos, las compras de combustible a Gunvor, empresa que confesó en los Estados Unidos el pago de coimas a funcionarios de PetroEcuador y registra como 18 visitas a Petroperú y con ventas por casi mil millones con la empresa. Los auditores durante todos esos años (2019 – 2020) nunca dijeron nada (…) Pero la Contraloría argumentó que los temas solicitados para investigados no eran parte de una auditoría financiera y que debíamos ceñirnos a lo aprobado.

CONTRALORÍA CONTINÚA ATACANDO A PETROPERÚ

Después de la presentación de la denuncia constitucional, el cuestionado contralor Nelson Shack se reunió con el presidente de la República Pedro Castillo y el jefe de Gabinete, Aníbal Torres, en Palacio de Gobierno, y fiel a su estilo mediático reiteró una “supuesta” gran preocupación por la petrolera. “No se puede continuar con esta situación de debilidad del gobierno corporativo de Petroperú”, señaló, a pesar de que sus acciones contribuyen precisamente a socavar la institución.

En conversación con los medios de comunicación, Shack Yalta informó que le relató al jefe de Estado “los hechos tal como han acontecido”. Aseguró que es necesario recuperar la confianza “en el gobierno de Petroperú y que el Ejecutivo tomará las acciones correspondientes”.

DATO

De acuerdo al documento, la publicación de los resultados del concurso desierto en INFOSOA, sin que la Contraloría propusiera una alternativa de solución en camino, ha generado desconcierto entre los inversionistas, en la medida en que PetroPerú lista en la Bolsa de Valores de Lima. En adición, la CGR se ha dedicado a publicar comunicados y hacer declaraciones en los medios magnificando hechos de control no verificados, agraviando con ello la imagen corporativa de Petroperú. (Diario Uno).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *