Un reportaje realizado por Panorama muestra que la congresista María Córdova Lobatón (Avanza País) contrató a Shirley Martínez como coordinadora de su despacho parlamentario y le paga con dinero del Estado, pero la estaría haciendo trabajar para la empresa LOT International, que le pertenece a su novio.

El dominical accedió a la página web de la mencionada empresa y halló un número de contacto. Al marcarlo, recibió la respuesta de Shirley Martínez, quien se presentó como la asesora comercial de LOT International, mientras debería estar cumpliendo las labores para las que fue contratada por el Estado.

No obstante, Córdova Lobatón negó que Martínez Paredes labore para la empresa de su pareja y aseguró no saber por qué cuando se comunicaron con dicho negocio, la trabajadora de su despacho señaló que sí.

 “No trabaja para mi pareja. (Periodista: Pero yo he llamado y Shirley Martínez se presenta como asesora comercial de LOT International) Bueno, no sé por qué le habrá respondido eso”, indicó la parlamentaria en diálogo con Panorama.

Yo no sé de estas cosas, porque yo vivo acá y solamente voy para la semana de representación allá, donde ella me arma la agenda”, agregó.

Al ser consultada por el número de la empresa con la que lograron hablar con su coordinadora, la congresista de Avanza País dijo no tener certeza si ese es el contacto del negocio y seguidamente afirmó que desconoce lo que Shirley Martínez hace durante su horario laboral.

Investígalo. Ella te va a dar las razones. Yo no tengo por qué decirte lo que ella hace (…) es mi personal, todo lo que pueda ser, pero yo no estoy atrás de ella para ver lo que hace”, respondió María Córdova Lobatón.

Congresista separa a funcionaria de su despacho

En un comunicado difundido luego del reportaje, la legisladora indicó desconocía sobre las actividades de su trabajadora y anunció que ha tomado la decisión de separarla del cargo.

“Por lo expuesto anteriormente, he decidido prescindir de los servicios de la señora Shirley Martínez Paredes, quien desde hoy deja de laborar en mi despacho”, se lee en el escrito. (El Comercio).

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *