Luciano Gómez De La Cruz, especialista en electromecánica en mineras, denunció que en 2021 médicos del Instituto Nacional de Oftalmología (INO) lo dejaron ciego del ojo izquierdo. Indica que la doctora que lo operó perforó su córnea pese a que la intervención era para retirar una carnosidad.

Según comentó la víctima en ATV Noticias, todo empezó cuando la empresa que lo contrató le solicitó que se opere de la carnosidad que tenía. Es así que en junio del año pasado se acercó al INO, sin imaginar que perdería la visión.

“El año pasado acudí al INO y el doctor Jesús Castillo me analizó y me dijo que había que operar la carnosidad. Yo necesitaba operarme para entrar a trabajar. Me analizan todo, pensé que él me iba a operar. Me programan para el 28 de agosto y una doctora, puedo suponer que es practicante, jovencita, me operó. Después de una semana regresé grave, lagrimeaba el ojo, no podía ver. Entonces al día siguiente, vienen los doctores especialistas de córnea y hacen una junta médica y dicen: ‘le ha perforado la córnea, no estaba perforada”, detalló.

Adulto mayor fue a operarse carnosidad y terminó

Adulto mayor fue a operarse carnosidad y terminó ciego de un ojo 

“Han perforado la córnea, han tocado la córnea. La doctora que ha operado ha tocado la córnea”, añadió.

Tras confirmarle que su córnea había sido perforada, los médicos le indicaron que podían someterlo a una segunda operación parchando con membrana amniótica. “Me programaron a la semana la segunda operación. Compré valor de S/510. La cirugía no funcionó. Dijeron que iban a tratar de conseguir un donante de córnea. S/8.000 me ha costado, me he pedido de familiares (dinero) prestado”.

El agraviado menciona que tras someterse a la tercera intervención no vio mejoras en su ojo izquierdo y al pedir explicaciones a los médicos sobre por qué no funcionó el trasplante le respondieron que quizá “la córnea no había pasado el control de seguridad”.

“No veo nada por el ojo izquierdo. Hice lío, ya no me atendieron. Acudí a otra clínica y me dijeron que ya no se podía hacer nada. En enero de este año empecé carta notarial para hacer proceso de indemnización. Tengo carga familiar, mi esposa la están operando de la rodilla. Mi hijo está en la universidad”, sostuvo entre lágrimas.

En esa línea, Luciano Gómez pide al INO hacerse responsable de su caso, pues ahora ya no puede trabajar debido a que ya no ve por su ojo izquierdo. (Correo).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *