Se cambia de nombre a Aenza, y admite delito en 16 proyectos. Devolverá S/ 480 de los miles de millones obtenidos en forma criminal.

Tal como hicieron con Odebrecht, ahora el equipo especial Lava Jato del Ministerio Público, y la Procuraduría Ad Hoc, aceptaron que otra empresa corrupta, en este caso la exGraña y Montero Aenza, pague una reparación civil mucho menor a todo el daño causado al Perú.

«Cometieron delitos de corrupción en 16 proyectos de infraestructura, entre los que se encuentran el Gasoducto Sur Peruano, la Carretera IIRSA Norte, la Vía Expresa Sur de Lima, la Línea 1 del Metro de Lima y la Carretera IIRSA Sur, tramos 2 y 3», se indica en nota de prensa de la defensa del Estado.

La firma que dirigiera José Graña Miroquesada para sobornar presidentes, ministros, gobernadores regionales y otros funcionarios, junto a sus dos subsidiarias GyM y CONCAR, así como parte de sus exejecutivos, confesó sus crímenes.

En el acuerdo también se reconoce que participaron en concursos públicos de 48 obras, para dar la apariencia de competencia en el esquema del denominado “Club de la Construcción”. Esto evidencia colusión.

«Aenza se compromete a pagar al Estado peruano, hasta el momento, alrededor de S/ 480 millones de reparación civil por los daños ocasionados en los referidos 16 proyectos y por participar en concursos públicos para dar la apariencia de competencia en las otras 48 obras», se acota.

Si bien la procuradora Silvana Carrión señala que el cálculo de lo que abonará la exGraña se basa en fórmulas y parámetros de la Ley 30737 y su reglamento, el excongresista Jorge Castro cuestionó este criterio, ya que las normas permiten obtener mejores beneficios para el país.

«Lo que pasa es que la Procuradoría está partiendo de los montos iniciales de las obras, y no toma en cuenta las adendas. Solo en la Interoceánica Sur, se empezó como una cifra de 1,500 millones, y con adendas se llegó al triple. Con eso calcular una reparación civil decente, pero parece que siguen favoreciendo a los más grandes corruptos», dijo.

Por: César Rojas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *