Sara Beatriz Guardia (2013), elaboró un trabajo sobre las mujeres en la Independencia de América y en él dijo que para conocer la historia era necesario analizar el proceso en el siglo XIX, con el propósito de afirmar la identidad nacional y cultural a través de la reconstrucción de la historia, vista desde dos perspectivas: la hegemonía del eurocentrismo y la exclusión de género y la etnia.

Conforme lo señala la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia (COMOSOC), la historia ha registrado, como ejemplos de valor y heroísmo, a Ana de Tarma, quien condujo un grupo de 52 guerrilleras (1742); Juana Moreno, quien daba provisiones a los patriotas en Huamalíes (Huánuco); a las cuzqueñas que apoyaron la rebelión de Túpac Amaru II, su esposa doña Micaela Bastidas, doña Tomasa Tita Condemayta y doña Marcela Castro; las heroínas Toledo (Juana, Teresa y Ana) en Concepción (Junín) y las bolivianas, que apoyaron a los hermanos Catari, doña Bartolina Sisa y doña Gregoria Apaza. (COMOSOC, 2015).

Agenda de Lima

Lo que hasta hoy sigue pendiente, en la Agenda de Lima, es la construcción de la patria, que es la razón y el propósito por los que lucharon y se sacrificaron hasta morir, miles de héroes y patriotas, muchos de ellos sin haber recibido un justo reconocimiento, como es el caso de la insigne heroína doña María Parado de Bellido, quien por sus cualidades y convicciones patrióticas merece salir del injusto olvido. 

El aporte de María Parado de Bellido

Precisamente, de entre las muchas mujeres peruanas que destacaron en la lucha por la Independencia, María Parado de Bellido es quien capta mayor atención por su heroísmo y patriotismo.

La historiografía moderna

Dice de ella lo siguiente: “Son muchas las mujeres que han ofrecido su vida por el Perú, sin embargo, María Parado de Bellido destaca por ser ejemplo de valentía por la patria, convirtiéndola en una de las mujeres más destacadas de nuestra historia”.

El diario El Comercio, creó un espacio para veinte peruanas emblemáticas. Mujeres ilustres, destacadas, queridas y aclamadas por su éxito, valor y esfuerzo, mujeres que destacaron y destacan por sus aportes a la cultura, el arte, de deporte, la ciencia, la historia y a la sociedad peruana.

Dentro de ese grupo de mujeres, de todos los tiempos, destacan figuras históricas, como Micaela Bastidas, María Parado de Bellido y Rosa Merino.

De María Parado de Bellido, El Comercio, dice lo siguiente:

“Sacrificio, valentía y heroísmo. Tres palabras que resumen a María Parado de Bellido, quien prefirió la muerte antes que traicionar a los patriotas. En 1822, desde Ayacucho se despachaban cartas que revelaban las posiciones realistas, en favor de los patriotas.

Descubiertos los mensajes que ella firmaba, fue capturada. Sufrió tortura, pero nunca delató a nadie, por ello enfrentó al pelotón de fusilamiento”.

Fajardo Romero, (2002), señaló que la heroína-mártir, se negó a delatar a su colaborador sobre los movimientos de las fuerzas realistas, obligando al general José Manuel de Carratalá Martínez (1792 – 1855), famoso por ordenar la completa destrucción de la Villa de Cangallo, cerca de Huamanga, a persuadirla poniendo en canje su vida, nada de esto importó, porque su honor, dignidad y patriotismo fue primero.

Respecto de la posición adoptada por la heroína de no romper su compromiso frente a su obligación maternal, se impuso su patriotismo.

Por otro lado, casi todos los libros y textos de literatura dicen lo siguiente: “En la historia peruana, María Parado representa el compromiso de la mujer con la causa patriota y su heroísmo fundamentó la fuerza de las convicciones y la entereza para no delatar a otras personas”.

Mártir ayacuchana

Otros señalan, también, que: “El 11 de mayo de 1822 fue fusilada la heroína-mártir ayacuchana María Parado de Bellido, quien escribió, con su muerte la libertad de nuestra patria, una de las más celebres páginas de nuestra historia”.

Como se puede apreciar, la lucha que libró María Parado de Bellido se inscribe en el campo político, económico y administrativo, que definen al sistema colonial y es allí donde su aporte a la revaloración de la mujer solo es comparable con el reconocimiento constitucional de los derechos y deberes de las mujeres.

El reconocimiento de la nación y del Estado peruano

Desde 1825 el Estado ha reconocido el heroísmo y patriotismo de María Parado de Bellido, como fue la pensión de gracia para sus hijas y la asignación de la casa que por ironía del destino nunca se pudo concretar; asimismo, se han promulgado leyes autoritativas para el levantamiento de monumentos y la expropiación de la casa en Paras, la creación de colegios públicos con su nombre.

*Abogado (UNMSM). Maestro en Derecho Empresarial (ULIMA). Doctor en Derecho (UIGV). Doctor en Ciencia Política (URP). Doctor en Educación (PUCP). Miembro Mayor de la Federación Interamericana de Abogados con sede en Washington DC. Presidente del Capítulo Peruano de la FIA.  Abogado en ejercicio.

Por. Jesús Antonio Rivera Oré*

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *