El cuñado del ministro de Salud, César Vásquez, obtuvo un contrato con una entidad adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) por la suma de S/30 mil soles, a pesar de que la Ley de Contrataciones del Estado prohíbe que familiares hasta el segundo grado de consanguinidad y afinidad de funcionarios públicos postulen a contrataciones. La contratación se dio el 24 de agosto del 2023, según reveló la unidad de investigación de Canal N. En ese tiempo, Vásquez tenía dos meses en el sector. En ese marco, José Horna Vigil, hermano de la esposa del ministro, obtuvo una orden de servicios de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (APRC), por la suma de 30 mil soles, para realizar seguimiento al avance de ejecución física de una obra.

Según la Ley de Contrataciones del Estado, “cualquiera sea el régimen de contratación aplicable, están impedidos de ser participantes, postores, contratistas y/o subcontratistas los cónyuges, convivientes y parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad de presidente, vicepresidentes de la República, congresistas, ministros y viceministros de Estado, entre otros funcionarios públicos de alto nivel”. José Horna Vigil tendría un parentesco de segundo grado con César Vásquez. Aun así, esta no sería la única contratación irregular que habría tenido. Según, el reportaje periodístico, Horna Vigil figura como proveedor del Estado desde noviembre de 2016, meses después de que su cuñado fuera congresista en julio de ese mismo año.

Ministro de Salud justifica contratación irregular

Al respecto, el titular de la cartera de Salud justificó la contratación irregular de su familiar. Cuando fue consultado por Canal N, el ministro dijo que Horna Vigil renunció al contrato y no cobró por él. “Mi cuñado ya tenía un contrato vigente en la APRC, pero finalizó en agosto. Le tenían que renovar como le venían haciendo cada dos meses. Él renovó; sin embargo, cuando se da cuenta del impedimento, renuncia y no cobra, a pesar de que había hecho el trabajo. […] Eso lo pueden verificar fácilmente. En todo caso, es él quien tiene que responder, porque yo no le he puesto una pistola para que trabaje”, señaló.

Asimismo, agregó: “En pleno uso de sus conocimientos como profesional, ha decidido, al ver que había un posible problema, desistir de esa orden, renunciar al trabajo y, bueno, ya no cobrar. Él no ha cobrado y eso lo pueden verificar. Es un tema que él tendría que responder en todo caso. Yo respondo por mis actos”.

Por: Narda Saavedra

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *