Juegan al chantaje. El sector más recalcitrante de la izquierda parlamentaria se lamenta de las víctimas y muertes en las manifestaciones sociales, pero se niega a ser parte de la solución y priorizar el adelanto de elecciones generales. No quieren perder su curul sin antes dejar establecido el referéndum para convocar a una Asamblea Constituyente.

Quienes con sus votos permiten que la ciudadanía continúe volcada en las calles exigiendo nuevos comicios son las bancadas de Perú Libre, Perú Bicentenario, Bloque Magisterial y Perú Democrático. Pero también Renovación Popular y Acción Popular.

Ayer, con casi dos horas de retraso, el presidente del Legislativo, José Williams (Avanza País), inició la sesión plenaria para discutir la reconsideración de los proyectos de ley 1897, 1918, y otros, respecto a la reforma constitucional para el adelanto de elecciones generales para 2023. Fue en la exposición cuando los portavoces mostraron sus reales intereses y preocupaciones.

Desde el saque fue Flavio Cruz, vocero de Perú Libre, quien aseguró que el país “requiere una respuesta” ante las violentas movilizaciones que azotan diferentes regiones. Destacó que su agrupación podría dejar de condicionar el adelanto de elecciones si la presidenta Dina Boluarte renuncia al cargo.

“Si la presidenta renuncia, obviamente que vamos a ceder a la Asamblea Constituyente, nos deja sin piso. Adiós, tentativa. Adiós a la consulta si ella renuncia”, manifestó.

La bancada del lápiz votó en contra de la reconsideración.

Entre ellos figura Silvana Robles, exministra de Pedro Castillo, quien utilizó sus redes sociales para deplorar que “se desangra el pueblo” y envió condolencias por la muerte Víctor Santisteban Yacsavilca, pero en la práctica favorece con su voto la continuación de las protestas y el riesgo de que la ciudadanía que sale a las calles se exponga.

En la misma línea, está Guido Bellido (Perú Bicentenario), a quien se le ve acudiendo a comisarías del Centro de Lima para socorrer a manifestantes detenidos por la Policía, pero que a la hora de votar se opone al adelanto de elecciones.“En el hemiciclo, hay dos propuestas: hay un dictamen en mayoría que es de Fuerza Popular y hay un dictamen en minoría que es de Jaime Quito (Perú Libre). Si uno no pasa, el otro se pone en discusión y ahí tenemos que entrar”, señaló.

Los pretextos siguen. Edgar Tello (Bloque Magisterial) pidió no “traficar” con el proyecto de ley y agregar la consulta para una Asamblea Constituyente.

Finalmente, se logró aprobar la reconsideración con 66 votos a favor frente a 49 en contra y 6 abstenciones. Se opusieron la izquierda radical y Renovación Popular, cuyo vocero Jorge Montoya pidió “respetar” y “defender” la Constitución y no ceder al adelanto de elecciones.

También votaron en contra 10 legisladores de Acción Popular y dos de Somos Perú y el no agrupado Carlos Alva Rojas (ver cuadro).

Mientras que en abstención votó Perú Democrático, bancada liderada por Guillermo Bermejo y Betssy Chávez.

Tras la aprobación, el presidente de la Comisión de Constitución, Hernando Guerra García (Fuerza Popular), solicitó un cuarto intermedio para elaborar un nuevo texto sustitutorio “consensuado” con las bancadas. Al tratarse de una reforma constitucional se requiere 87 votos.

Pasaron casi cinco horas y la Oficialía Mayor del Congreso convocó para hoy a un Pleno a partir de las 11:00 a.m. La demora indicaría que todavía están lejos de llegar a un acuerdo para adelantar el sufragio general en este año.

Percy Medina: “Se necesitan decisiones desprendidas”

La crisis es de tal magnitud que requeriría decisiones muy desprendidas y pensando en el país. Todos los actores políticos tendrían que pensar que, en una circunstancia donde se pierden vidas humanas, hay una gran conflictividad social y mucha incertidumbre, lo que se requiere es que el Congreso se ponga de acuerdo y fije una fecha para las nuevas elecciones, que es el principal camino para salir de esta crisis que es mucho más profunda que decidir quién gobierna o quién está en el Congreso.

Lo normal es tener nueve meses para que los plazos calcen; entre que se convoca a una elección y se da la primera vuelta. En este caso, probablemente, no haya los nueve meses y habrá que ajustar los plazos. La presidenta Boluarte hizo un llamado de atención al Congreso, pero en la práctica no tiene la fuerza que tendría al señalar que, si no procede, ella va a renunciar. Se necesita una decisión concreta del Congreso para adelantar las elecciones. (Perú 21).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *