El problema que afronta el sistema partidario en el Perú no solo pasa por la cantidad de las agrupaciones políticas, sino también por la calidad y esto se ve reflejado desde sus cúpulas. Una mirada a los principales cargos partidarios nos muestra un panorama poco alentador con miras a las opciones presidenciales del 2026: nuestro sistema partidario cuenta con líderes prófugos, investigados y hasta agrupaciones descabezadas.Existen dos casos que llaman la atención en particular: Perú Libre y Podemos. En el partido del lápiz, su secretario general es Vladimir Cerrón, actualmente prófugo de la justicia tras ratificarse una condena de cuatro años de prisión efectiva por el Caso Aeródromo Wanka, correspondiente a su etapa como gobernador regional de Junín (2011-2014). Cerrón es la cabeza del partido, pues la legisladora Kelly Portalatino explicó a este Diario que en el estatuto de su organización se contempla solo la figura de secretario general (y no la de un presidente partidario).

En Podemos, la cúpula es de la familia Luna: José Luna padre es el presidente y José Luna hijo es el secretario general. Ambos son investigados en el ámbito fiscal. La semana pasada, el Poder Judicial amplió por un plazo de 12 meses la investigación preparatoria contra José Luna padre en el caso de las presuntas irregularidades en la inscripción de su partido. La medida alcanza a su hijo. Además, a ambos se les ha dictado medidas judiciales: el padre prisión domiciliaria y el hijo prisión preventiva.

Keiko Fujimori lidera Fuerza Popular desde el 2009 (cuando fundó el partido bajo el nombre de Fuerza 2011) y en la actualidad también afronta procesos fiscales. El Tercer Juzgado Penal Colegiado Nacional dispuso que el juicio oral en su contra por el Caso Cocteles comenzará el próximo 1 de julio. Para la excandidata presidencial, se trata de una nueva arbitrariedad.

“Han sido muchos años de injusticias, de arbitrariedades, de abusos.

Yo estuve tres veces injustamente en prisión, más de 16 meses alejada de mis hijas, y no solo quien habla, más de 40 personas de Fuerza Popular hemos sufrido una serie de abusos”, aseguró Fujimori ante la prensa.

—Descabezados—

En el caso de Juntos por el Perú, su líder Roberto Sánchez –actual congresista– es el que afronta las investigaciones más recientes, tras su paso como ministro del gobierno de Pedro Castillo. En el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones, figura que el mandato presidencial de Sánchez venció en el 2021. Sin embargo, él mismo indicó que ha sido ratificado en el puesto y que solo falta su inscripción formal en el JNE.

Un caso similar pasa en Alianza para el Progreso (APP). En los registros del JNE, figura que el mandato presidencial de su fundador César Acuña venció en julio del 2023. Consultado al respecto, el secretario general y hombre de confianza de Acuña, Luis Valdez, solo atinó a decir que se trataba de un “error”.

Otras cuatro agrupaciones políticas no tienen registrado a nadie como presidente en la actualidad. Algunos de ellos alegan un tema estatutario, como Perú Libre o como el nuevo partido Primero la Gente. Miguel del Castillo, miembro de la comisión política de esta última agrupación, aseveró a este Diario que su configuración es diferente “como una organización moderna y más utilitaria”.

Perú Primero no tiene consignado un presidente, pero es conocido que es comandado por Martín Vizcarra, el inhabilitado e investigado exmandatario.

Otro que no figura en los papeles, pero todos saben que comanda un partido es Antauro Humala (dicha agrupación lleva sus iniciales), quien estuvo en la cárcel por el ‘andahuaylazo’.

El partido que lleva más tiempo sin una cabeza es Acción Popular. El último presidente, Mesías Guevara (hoy en las filas del Partido Morado), tuvo un mandato que venció en el 2018. Desde entonces, el partido de la lampa no ha podido elegir un nuevo líder para su dirigencia y por el momento más voceado es Víctor Andrés García Belaunde.

José Manuel Villalobos, abogado especialista en materia electoral, explicó a este Diario que las directivas de los partidos cuentan con sentenciados y prófugos, dado que la Ley de Organizaciones Políticas tiene “omisiones”.

“[La ley] no establece requisitos adicionales para ejercer cargos partidarios, que podrían equipararse a los que se exige para ser candidatos, como por ejemplo no tener condena en primera instancia o no estar cumpliendo una condena firme”, refirió.

Según Villalobos, este tipo de modificaciones a la normativa vigente ayudarían a no tener presidentes de partidos con problemas fiscales o judiciales. Además, indicó que se debería dar la atribución al Registro de Organizaciones Políticas de vacar a los presidentes de partidos.

Otro problema detectado en la revisión de las cúpulas partidarias es la repetición de cargos, sobre todo en las agrupaciones recientemente inscritas.

En Salvemos al Perú, Julio César Gamboa es presidente y secretario general, y sus familiares ocupan otros cargos dirigenciales. En Demócrata Verde, Alex Gonzales es el presidente y la secretaria general es su esposa Flor Hurtado.

Por: Martin Hidalgo Bustamante

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *