• Tradicionista nació un 7 de febrero de 1833 y también fue conocido como el “Bibliotecario Mendigo”.

La Biblioteca Nacional del Perú (BNP), entidad adscrita al Ministerio de Cultura (Mincul), realza la figura de Ricardo Palma, ya que este 7 de febrero se cumplen 191 años del natalicio de este gran escritor, tradicionista, bibliotecario, periodista y político peruano. Además, nuestra institución conserva y protege su producción bibliográfica.

En la Bóveda del Fondo Antiguo de la BNP encontramos valiosas obras de su autoría, entre ellas: “Tradiciones”, “Tradiciones en Salsa Verde”, “Neologismos y Americanismos”, “Filigranas” (borrador 1 y 2), “Recuerdos de España”, “Papeletas Lexicográficas” y “Poesías”. Del mismo modo, cuidamos su famoso tintero de vidrio, su correspondencia y su máquina de escribir.

Algunas de las obras antes citadas forman parte de las declaradas Patrimonio Cultural de la Nación. Además, ocho de los manuscritos de Ricardo Palma fueron incorporados al registro del Comité Peruano Memoria del Mundo-UNESCO: “Tradiciones en salsa verde”, “Neologismos y americanismos”, “Papeletas lexicográficas”, “Recuerdos de España”, “Poesías”, [“Antología de poetas españoles], “Filigranas” (borrador 1) y “Filigranas” (borrador 2).

Desde el Comité Peruano Memoria del Mundo-UNESCO calificaron estos manuscritos como “libros muy sabrosos, ya que representan una huella muy importante en la literatura e historia de nuestro Perú”. Sin duda alguna, Ricardo Palma es una de las figuras centrales de nuestra rica historia y de nuestra cultura.

“BIBLIOTECARIO MENDIGO”

Su nombre completo fue Manuel Ricardo Palma Soriano. Nació el 7 de febrero de 1833, en Lima. Hijo de Pedro Palma y Dominga Soriano. Cuando tenía 15 años comenzó su carrera literaria escribiendo poesía y dramas, a la par que iniciara sus estudios universitarios en el Convictorio de San Carlos.

Participó en la defensa de Lima durante la guerra con Chile. Miembro de la Real Academia Española (1878) y de la Peruana de la Lengua (que presidió desde su fundación en 1887 hasta su renuncia en 1918, cuando pasa a ser director honorario).

Recordado como tradicionista, pero su trabajo abarcó casi todos los géneros: poesía, novela, drama, sátira, crítica, crónicas y ensayos. En 1883 fue nombrado director de la BNP y se encargó de su reconstitución tras el expolio sufrido durante la ocupación de Lima.

Por ello fue llamado el “Bibliotecario Mendigo”, pues aprovechó sus cercanas relaciones con célebres personalidades de América y España para pedirles donaciones de libros, lo que tuvo como resultado final un éxito totalmente avasallador. En el año 1912, presenta su renuncia irrevocable a la Dirección de la BNP. Falleció el 6 de octubre de 1919, en Lima.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *