En una revelación impactante, se descubrió una serie de irregularidades en las licitaciones y compras de colchones por parte del Seguro Social de Salud (EsSalud) destacando la compra directa gestionada durante la pandemia del 2020, que levantó serias dudas sobre la transparencia y la idoneidad de los procesos de adquisición en esta institución.

Bajo el escrutinio de la Contraloría, se puso al descubierto convocatorias ensombrecidas por inconsistencias y posibles direcciones a empresas dudosas, algunas de las cuales podrían ser incluso fantasmas.

Un comité supuestamente parcializado, con antecedentes de denuncias penales por violación y falsedad ideológica, fue señalado por llevar a cabo estas compras de manera poco rigurosa, obviando incluso los exámenes de laboratorio recomendados por la Contraloría.

Uno de los casos más alarmantes del EsSalud fue la compra directa realizada en el Hospital Rebagliati durante el año 2020, en plena emergencia sanitaria. La empresa ganadora, ‘Emvidsa Logistic Peru’, constituida en el 2017, no tenía ninguna relación con el rubro de colchones, sino que se dedicaba a la venta de productos descartables. Sorprendentemente, durante una visita a sus supuestas oficinas, no se encontró ni rastro de la empresa.

A pesar de esto, ‘Emvidsa Logistic Peru’ logró fabricar 573 colchones por un valor de 264,726 soles, incumpliendo flagrantemente las condiciones del contrato.

La entrega se retrasó hasta 45 días, incumpliendo la primera condición de entrega en siete días después de la firma del contrato.

Además, los colchones entregados no cumplían con las especificaciones requeridas, careciendo incluso del logo de EsSalud.

Algunos estaban en mal estado, evidenciando un claro desprecio por la calidad y la integridad de los productos destinados a los pacientes.

Este no fue un incidente aislado. Según el programa ‘Contracorriente’, en diciembre de 2018, otra licitación para la compra de 7 colchones terminó en un caos similar, con la empresa ganadora, ‘Pro Representaciones Médicas M y M S.A.C.’, viéndose envuelta en la incertidumbre después de que la licitación fuera declarada nula días después de su supuesta victoria.

Estas revelaciones arrojan luz sobre la necesidad urgente de una revisión exhaustiva de los procesos de adquisición en EsSalud y la implementación de medidas más estrictas para garantizar la transparencia y la integridad en todas las transacciones comerciales de la institución.

La confianza del público en el sistema de salud está en juego, y es crucial que se tomen medidas inmediatas para restaurarla. (Expreso).

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *