El último 5 de abril, tras dos semanas de silencio, la presidenta Dina Boluarte fue interrogada por el fiscal de la Nación, Juan Carlos Villena, por casi cinco horas en el marco de la investigación preliminar que afronta por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y omisión de declaración por el llamado Caso Rolex.

El Comercio tuvo acceso a las 15 páginas de la transcripción de la declaración de la presidenta, que incurrió en una serie de contradicciones que detallamos a continuación:

1. De “fruto” de su esfuerzo a préstamo

Antes de que el fiscal de la Nación le formule la primera pregunta del interrogatorio, la presidenta Boluarte ensayó su nueva versión sobre cómo tuvo acceso a tres relojes Rolex: afirmó que fue un préstamo del gobernador regional de Ayacucho, Wilfredo Oscorima, a quien calificó como su “amigo” y su “hermano”.

Boluarte contó que Oscorima le dijo, una vez que la fue a visitar a Palacio de Gobierno lo siguiente: “Dina eres presidenta y tienes que usar relojes bonitos, porque estás viajando al extranjero y te estás reuniendo con otras autoridades de otros países y la presidenta del país, la primera mujer presidenta en 200 años de existencia de nuestra República tiene que usar relojes bonitos”.

La jefa de Estado refirió que el gobernador regional de Ayacucho le quiso regalar un reloj dorado que se sacó de la muñeca, pero ella se negó “fehacientemente”. Por lo que aceptó el Rolex en calidad de préstamo.

Agregó que los otros dos relojes de alta gama se los fue entregando “progresivamente”.

“En mis apariciones públicas cuando vestía con tonos plata, yo llevaba relojes de plata y un día [Oscorima] vino y me dijo: ‘¡Dina no te pases, pues, sigues usando tus relojes comunes! Y me prestó un reloj color plata y en esa misma línea, el reloj que trajo se lo quitó de la muñeca, el reloj que tiene como pulsera de cuero, nunca supe si eran nuevos o usados”, expresó.

No obstante, el 16 de marzo, dos días después de que “La Encerrona” reveló que ella usaba Rolex, Boluarte Zegarra indicó que ella trabaja desde los 18 años y subrayó que “lo que tengo es fruto de mi esfuerzo y de mi trabajo”. Incluso, señaló entonces que uno de los relojes, el oro rosa, “es de antaño” y que lo “uso muy eventualmente”.

Precisamente, el fiscal Villena, en el último tramo del interrogatorio, le hizo notar esta contradicción, pero la presidenta refirió que, en su declaración a los medios de comunicación, nunca se refirió a un Rolex, sino a otro que había comprado en Davos, Suiza, cuando viajó como vicepresidenta de la República.

Sin embargo, durante esa actividad en Villa El Salvador, la pregunta de la prensa se orientó a la denuncia del medio digital y al Rolex oro rosa.

2. La devolución de los relojes y pulsera

Ante el fiscal de la Nación- que la investiga por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y omisión de declaración- la presidenta Boluarte indicó que ella devolvió los tres relojes Rolex y una pulsera Bangle, esta última valorizada en US$ 13.650, a Oscorima “a fines de febrero o los primeros días de marzo”.

“Estos relojes por ser automáticos generan unos problemas porque se detiene la hora y la fecha y para mí era un problema nivelarlos en un acto público, y para mí era una vergüenza que marque horas y fechas diferentes, por eso no son relojes prácticos”, sostuvo la mandataria.

Por esa razón, dijo que se los retornó al gobernador regional de Ayacucho, porque le causaba “problemas” para nivelar la hora y “porque no los usaba frecuentemente”.

La presidenta Boluarte utilizó el Rolex oro rosa hasta el 11 de marzo, es decir tres días antes de que se difundiera la denuncia en su contra. La abogada llevó puesto este reloj de lujo en la ceremonia de entrega de las nuevas instalaciones de la I.E. Jorge Basadre, en Los Olivos.

Y, según “La Encerrona”, la jefa de Estado utilizó ese Rolex en, al menos, 59 apariciones públicas a lo largo de 10 meses.

Según el registro de visitas de la Presidencia, Oscorima acudió en tres oportunidades a Palacio de Gobierno el mes pasado: 1, 13 y 14 de marzo.

Si al 11 de marzo aún continuaba usando uno de los tres relojes de alta gama, eso quiere decir que la devolución se habría dado el 13 o el 14 de ese mes.

3. Su rol en el Club Departamental Apurímac

Boluarte Zegarra también dijo que “como apurimeña y por elección” fue presidenta del Club Departamental Apurímac desde el 2017 hasta julio de 2021, cuando “presenté mi renuncia”. Añadió que no recordaba la fecha en que entregó su carta de dimisión, pero remarcó que “fue antes de asumir el cargo de ministra” en la administración de Pedro Castillo.

No obstante, la Contraloría, a través de un informe en mayo de 2022, determinó que la entonces ministra de Desarrollo e Inclusión Social habría incurrido en una infracción al artículo 126 de la Constitución por haber firmado documentos como presidenta de la asociación privada Club Departamental Apurímac, durante el gobierno castillista.

El artículo 126 de la Carta Magna establece que los ministros “no pueden ejercer otra función pública, excepto la legislativa”.

El órgano de control subrayó que, entre el 26 de agosto y el 20 de octubre de 2021, Boluarte suscribió 13 documentos como presidenta del club. Estos tuvieron relación con el cambio en parte de los estatutos, con convocatorias a sesiones del Consejo Directivo y con constancias sobre el quórum.

Ante la institución que dirige Shack, la hoy jefa de Estado indicó que solicitó licencia a su cargo de presidenta del Club Departamental Apurímac el 29 de julio del año pasado y adjuntó la carta.

No obstante, el órgano de control, en su informe, indica que ni la ministra ni el Club Departamental Apurímac remitieron la copia legalizada (y tampoco simple) del acta de sesión de Consejo Directivo del club del 5 de agosto de 2021, donde se habría aprobado la solicitud de licencia de la abogada.

En conclusión, Boluarte no presentó su renuncia a la presidencia del referido club antes de sumarse oficialmente al gobierno castillista como dijo ante el Ministerio Público.

4. Los depósitos y el estatuto

La mandataria también indicó que no recibió dinero del Club Departamental Apurímac a partir de julio de 2021. No obstante, según un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), revelado por El Comercio, en la cuenta mancomunada que tenía con Néstor Amado Camargo, con quien compartió consejo directivo en el CDA, recibió un total de S/893.095 entre 2017 y 2022.

De estos S/893.095, S/130.771 fueron recepcionados entre el 2021 y 2022, cuando ella ya era titular del MIDIS.

Boluarte, en el mismo interrogatorio ante el fiscal de la Nación, remarcó que el estatuto y el reglamento interno del CDA facultaba a Amado Camargo, como secretario de Economía, y a ella como presidenta, a abrir una cuenta mancomunada, la misma reportada por la UIF, para “custodiar los ingresos” del club.

La Unidad de Investigación de este Diario revisó el estatuto del Club Departamental Apurímac y este no especifica si los miembros del consejo directivo pueden abrir cuentas a su nombre.

5. La visita no registrada en Palacio

Boluarte precisó que el 31 de mayo de 2023, cuando fue su cumpleaños, recibió la visita de Oscorima en la Casa de Gobierno. “No recuerdo las circunstancias y hora, pero está registrado de manera oficial como se registran todas las visitas en Palacio de Gobierno”, complementó.

Humberto Abanto, abogado de Oscorima, ha referido que ese día su cliente le entregó el Rolex oro rosa a la mandataria.

La visita del gobernador regional de Ayacucho a Boluarte no fue registrada por la Presidencia.

El ingreso de Oscorima fue consignado en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y como una “reunión” con Martín Köhne Fulchi, asesor del entonces primer ministro Alberto Otárola. ¿Y la transparencia?

6. ¿Hubo beneficios para Oscorima?

Al ser consultada por Mateo Castañeda, su abogado, sobre si el préstamo de los relojes y de la pulsera fue a cambio de alguna condición, promesa, ventaja o beneficio para Oscorima, la presidenta Boluarte dijo que “no, nunca”. También dijo que no sabía a cuánto asciende el presupuesto del Gobierno Regional de Ayacucho, porque “esos son temas técnicos que no competen” a su función.

“Que quede bien claro que detrás del préstamo de estos artículos jamás hubo ni intención ni interés alguno, fueron el préstamo de un amigo a una amiga”, remarcó la mandataria.

Pero el GORE de Ayacucho, bajo la conducción de Oscorima, ha recibido una serie de partidas presupuestales a su favor en el marco del préstamo de los relojes y pulsera de alta gama.

Según informó el portal regional “Estación Wari”, el Ejecutivo emitió el Decreto de Urgencia 029-2023, el 25 de julio de 2023, a través del cual autorizó a los gobiernos regionales a ejecutar inversiones en universidades públicas. Oscorima, gracias a este dispositivo legal, anunció la construcción de seis escuelas en la Universidad de Huamanga (UNSCH) por S/321 millones.

La emisión de este decreto se dio el mismo día que Boluarte recibió la pulsera Bangle.

En marzo último, el gobierno central dispuso, por medio del DU N°006-2024, la transferencia de S/100 millones a favor de Ayacucho para garantizar la ejecución del proyecto de inversión “Mejoramiento y Ampliación de la prestación de Servicios Deportivos en el estadio Cuna de La Libertad Americana del Complejo Deportivo Venezuela, distrito de Ayacucho, Huamanga”. El presupuesto inicial asignado para referida obra era de S/ 15 millones.

Este año, el presupuesto de inversión en proyectos para la región Ayacucho se incrementó en un 50%. Inicialmente era de S/ 439′746.978, pero se elevó a S/ 662′419.975, según pudo verificar El Comercio.

7. “Los relojes bonitos”

En el último tramo del interrogatorio, Boluarte dijo que “nunca supe que los relojes fueran de alta gama”, ante una consulta realizada por el procurador general del Estado, Javier Pacheco. Incluso, refirió que ella no sabe distinguir entre un Rolex original y uno que no lo sea.

No obstante, al inicio de su declaración ante la Fiscalía de la Nación, la presidenta refirió que no aceptó que Oscorima le regale “los relojes bonitos” y luego indicó que ella “no tenía el deber de declararlos” ante la contraloría, “porque no eran míos”.

Esto último lo ratificó en la conferencia de prensa que dio el 5 de abril, al sostener que “como esos relojes no son de mi propiedad no estaba obligada” a consignarlo en la “declaración de bienes y rentas”.

La contraloría ha establecido que los altos funcionarios deben declarar las pinturas, objetos de arte y joyas, entre otros que tengan un valor superior a las 2 UIT (en el 2023, S/10.300).

En el programa “Nunca es tarde”, de RPP TV, en la noche del 5 de abril, Humberto Abanto, abogado de Oscorima, contradijo esta parte de la declaración de la mandataria.

“El señor Oscorima lo compró [el reloj Rolex oro rosa] con el propósito de obsequiárselo, era su deseo, su intención, la señora fue muy firme en decirle: ‘me pones en un problema, porque esto tengo que declararlo, ponerlo en mi declaración, cómo voy a explicar que tengo esto’”, manifestó el letrado en base a la narración de su cliente.

Entonces, Boluarte sí sabía desde el inicio que el reloj oro rosa era un artículo de más de S/10.300 y que tenía la obligación de consignarlo ante la contraloría, si lo aceptaba como regalo.

¿La presidenta admitió un delito?

El abogado penalista Andy Carrión explicó que, en el 2018, el juez supremo César San Martín determinó en una sentencia de casación respecto a la situación de Omar Marcos, exalcalde de Ventanilla, que el delito de enriquecimiento “es un delito de posesión”. Agregó que este antecedente puede marcar la ruta de la imputación a Boluarte por el Caso Rolex.

“Bajo este criterio, [es enriquecimiento ilícito], si te prestan una camioneta, la usas, pero no eres el titular, o si te prestan una casa y la usas como funcionario público, disfrutas de ese bien, es exactamente lo mismo con las joyas”, manifestó en comunicación con El Comercio.

Carrión señaló que la estrategia de la presidenta iba por demostrar que, al ser prestados los relojes, ella no habría incrementado su patrimonio, porque nunca fue titular de la joya.

“Pero si calificas al enriquecimiento ilícito como un delito de posesión, al haber recibido los Rolex ya se configuró. Es por eso que señalar que Oscorima se lo prestó y que luego ella lo devolvió le hace un flaco favor a su defensa”, expresó.

El letrado remarcó que, si bien las casaciones de la Corte Suprema no son vinculantes, sí tienen como principio señalar “directrices interpretativas”.

El exprocurador anticorrupción Antonio Maldonado consideró que la casación de San Martín fortalece la tesis de la fiscalía y las bases de la indagación en contra de la presidenta.

“La posesión es una forma de enriquecer el patrimonio, esto demuestra que el Ministerio Público está enfocado”, sostuvo a este Diario.

Maldonado, además, dijo que la estrategia de la defensa de Boluarte “es pésima”, porque ha admitido su participación en un ilícito.

“La fiscalía ya debe incorporar a Oscorima en la pesquisa como cómplice primario o como instigador”, acotó.

Por: Sebastian Ortiz Martínez

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *